viernes, 19 de junio de 2015

Confesiones del corazón


Cariño mío, sol resplandeciente de mis noches, han pasado, sólo algunos días desde la última vez que estuvimos juntos, sin embargo, te he de confesar, mi amor, que desde que partí de tus brazos he comenzado a extrañarte, con tal desesperación, como si tu presencia hubiera estado ausente desde hace años. Sí, es raro, y por más que lucho, por más que trato de encontrar serenidad en este sentimiento de lejanía, no puedo, me es muy difícil, y conociéndome, eso sólo puede significar una cosa: estoy enamorado de ti.

Y he logrado palpar ese ramillete de hermosas emociones, porque complementas mi universo, porque cada vez que te observo puedo sumergirme en tu mirada, porque me encanta tu sonrisa, porque a cada imperfección tuya le he dado una razón para quererla, porque eres, simplemente, tú. Si mi vida, mi tesoro, te adoro, te amo, y te seguiré amando como muy pocos saben hacerlo; más allá de la luna, más allá del que dirán, más allá de la razón, te amaré, con el corazón, como sólo yo sé amar; con los ojos cerrados.

No hay comentarios: